de la cabeza a la red

viernes, octubre 15, 2004

La conciencia más conciencia

No me gustaría hacer de este blog un ejercicio de egocentrismo. Por ello (y porque aún no tengo madurez como para esribir ensayos) creo que a partir de ahora me voy a dedicar a citar a otros que saben infinitamente más que yo y que enriquecen mi experiencia de vida.
Así que después del texto de Flaubert, ahora toca uno de Benedetti:
La conciencia es ubicua
la siento a veces en el pecho
pero también está en las manos
en la garganta en las pupilas
en las rodillas en los pulmones
pero la conciencia más conciencia
es la que se instala en el cerebro
y allí ordena prohíbe festeja
y hasta recorre interminablemente
los archipiélagos del alma
la conciencia es incómoda
impalpable invisible pero incómoda
usa el reproche y las bofetadas
las penitencias y el sosiego
las recompensas y las paradojas
los gestos luminosos y libertarios
pero la conciencia más conciencia
es la que nos aprieta el corazón
y vaga por los canales de la sangre

Ahí es nada. Después de leer cosas así, ¿cómo no pensar que mi conciencia continúa dormida?
 
Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.