de la cabeza a la red

domingo, septiembre 25, 2005

También se lo preguntó Gaudí


Para quien no lo sepa, se trata de una de las puertas de La Sagrada Familia.
Ya tengo nuevas palabras para mi blogcionario, y como (aún) no quiero ponerme trascendental y ofreceros la palabra "verdad", me quedo con "puerta" y con "familia", así que si alguien se siente inspirado y es capaz de definir alguna de las dos palabras o ambas, que me escriba un post con los significados de puerta y/o familia.

miércoles, septiembre 14, 2005

Atrás

Comienzo cuarto de carrera. No quiero ponerme nostálgica y escribir que parece que fue ayer cuando empecé la carrera, pero, vaya, lo he escrito. La verdad es que mi vida universitaria está siendo un suspiro, y no sólo en rapidez: me he pasado tres años cogiendo aire para ahora empezar un segundo ciclo no saber hacia dónde expulsarlo.
No tengo ningún proyecto laboral a la vista, siempre castillos en el aire construidos entre los pocos amigos que tengo ya inmersos en el mundo laboral y yo. Siempre la misma historia, siempre el"no desesperes que en cuanto yo tenga la cabeza metida vas tu detrás", el "hay que echarle morro presentarse en los sitios y decir que aquí estás tú", el "este año vamos a hacer un montón de cortos, ya verás, pásame tus guiones" y yo me canso y desespero porque no soy capaz de presentarme en las productoras y decir "aquí estoy yo" porque ni yo sé dónde estoy. Porque en definitiva yo no soy una "echá p'alante" y eso hace que cada día sienta que me voy quedando atrás.



Mudanza: dícese de la acción o efecto de trasladar seres vivos u cosas de una vivienda a otra que se caracteriza por el hecho de que una acaba sólo cuando comienza la siguiente.
Expresiones comunes asociadas al término:
"estar de mudanza":1)no tener donde caerse muerto ya que si tal situación se diese, uno caería muerto en el trayecto que invierte en ir de una vivienda a la otra, ya que es a lo que se suele dedicar la mayor parte del día.2) encontrarse todo el día buscando cosas que hace tiempo se guardaron tan bien que se olvidó dónde se dejaron 3) Recorrerse la ciudad entera en la que uno vive buscando cosas que no pensabas buscar hasta llegar a los 30 4) Sentirse más en casa en Ikea que en cualquier otro lado.

lunes, septiembre 12, 2005

Blogcionario

A las tres de la mañana las cosas que se me ocurren no son ni buenas ni malas, pero sí se suelen caracterizar por su poca utilidad. Pues bien, he tenido la idea de comenzar un diccionario que le hará competencia al de la RAE no en precisión y corrección sino en originalidad (al menos eso espero). Pero para esto necesito colaboración. Sé que sois pocos los que me leéis y menos aún los que me escribís algún comentario, sin embargo espero que los que seguís al pie del cañón visitando el blog seáis capaces de aportarme palabras vía mail, en posts, en sms, en carta o como os de la gana que yo me iré encargando de definir al final de cada nuevo post que escriba. Pero esto no queda aquí: yo por mi parte también os retaré a que definais las palabras que yo os vaya ofreciendo. ¿Y esto a dónde nos lleva? pues a ninguna parte, ya os avisé antes de que lo que se me ocurre a horas intempestivas no suele ser muy útil, pero al menos quizá nos divirtamos, nos conozcamos un poco más y nos demos cuenta de que cada palabra tiene tantos significados como personas que la escuchan, la escriben, o la pronuncian.
Para abrir la veda creo que lo suyo es que las primeras palabras que ofrezco para que defináis son "diccionario" y "blogcionario".

jueves, septiembre 08, 2005

Desmemoriada

A veces pienso que las efemérides son absurdas: ¿qué importa si tal hecho ocurrió hace un año días o hace dos días?No obstante, por otro lado siempre tengo la tentación de memorizar las fechas y de celebrar estúpidos aniversarios que no quieren decir nada más que el hecho de que la tierra ha dado n vueltas enteras al sol desde que ocurrió el magnánimo acontecimiento.
Pues bien, mi anterior post fue escrito el seis de septiembre, y curiosamente ese día se cumplía un año de la apertura del blog. ¿Y qué? pues que en el fondo acerté (por pura casualidad) posteando el seis de septiembre que no pasaba nada cuando quizá si hubiera sabido que hacía un año que creé blog, me hubiera parado a hacer un repaso absurdo de mi vida bloguil.
Y lo peor es que a partir de ahora, involuntariamente, recordaré el seis de septiembre, de la misma forma que recuerdo casi todos los números de móvil que he marcado más de 10 veces, y por lo menos dos o tres pares de zapatos de la gente con la que me encuentro habitualmente (véase entre 20 y 30 personas).

martes, septiembre 06, 2005

Punto de ebullición

¿Qué pasa cuando no pasa nada? La respuesta más obvia la da la propia pregunta, pero no es tan sencillo. Después de nueve meses de borrachera (metafórica, se entiende), llevo prácticamente dos de resaca, y ya tengo ganas de levantarme de la cama, comer algo, tomarme una aspirina, arreglarme y empezar ya la fiesta del nuevo curso. Además este año promete: un horario abrumador, por fin con prácticas, un guion por delante y por detrás, al que habrá que sumarle aquellos que tenga que hacer para clase, amigos que se van, otros que vuelven a mi vida aunque ya llevaran tiempo en Madrid, una mudanza por terminar y demás vaivenes físicos y psíquicos que terminarán por dejarme baldada cuando empiece el verano que viene.
No obstante creo que para mí la nueva temporada no ha comenzado, o empezó hace tanto que ya no me acuerdo, así que mientras siga en stand-by seguiré preguntándome qué sucede cuando no ocurre nada, además de la sensación de intranquilidad y apatía que tengo, algo así como cuando se quiere cocer algo y el agua no termina de hervir.
 
Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.